Verdades a medias: el riesgo de educarse por Internet

¿Qué son las verdades a medias? Nada más que una verdad mal dicha, o una verdad parcialmente cierta. Sobre educarse por Internet hablamos hoy...

Estas “verdades a medias” se presentan con mucha continuidad en la educación por Internet, el método vanguardista que busca incorporarse en los sistemas educativos como única solución para la enseñanza en las escuelas y universidades.

Para tener una idea más clara de lo que entendemos por verdades a medias en el sentido de la educación, pongamos por ejemplo las actividades y tareas que la mayoría de universitarios consulta por Internet.

Hablamos de preguntas enteras y trabajos de investigación duplicados de una fuente de Internet que facilita la tarea de cuestionar, encontrar y leer. Todo se resume a un producto mitificado con todas las ideas básicas que debemos conocer.

Verdades a medias: el riesgo de educarse por Internet

¿Cuál es el problema entonces? El problema es que no hay un sentido de profundidad, de ir más allá de lo que vemos en la pantalla. No basta con leer frente al ordenador lo único que realmente me interesa, hay que palpar esta información, discutirla, comprenderla y aprehenderla.

De lo contrario, el futuro que nos depara es una generación de “sabiondos” que proclama verdades a medias, y que se sumerge en una crítica empobrecida guiada por una fuerte dependencia del simplismo educativo que plantea Internet.

Pero tampoco se trata de caer en el escepticismo de rechazar todo aquello que viene de la red, por el contrario, he aquí el verdadero reto de conjugar dos acciones que se pueden compenetrar y hacer una sola por el bien y el saber común.