Métodos para la detección de contenidos plagiados

Los profesores están en la obligación de actuar de forma inmediata ante los indicios de plagio en los trabajos de los estudiantes, por eso, estos consejos

En tiempos donde los servicios de Internet se han convertido en un verdadero peligro para la educación, urge la necesidad que los maestros muestren una actitud enérgica frente a este tipo de acciones. En ese sentido, existen algunos métodos muy convenientes para la detección de contenidos plagiados.

Es fácil detectar un contenido plagiado, especialmente cuando el texto o trabajo que tenemos al frente supera visiblemente la capacidad del alumno. Sin embargo, para no cometer un error y castigar injustamente, lo más recomendable es hacer una serie de preguntas sobre el contenido del trabajo. Es así como el profesor identificará la coincidencia de términos y palabras que los alumnos deberían manejar.

Métodos para la detección de contenidos plagiados

Pero si prefieres ser más sutil, la manera más práctica es transcribiendo el texto que aparece impreso (o en el formato digital) y realizar una simple búsqueda en el motor de Google. Al instante nos toparemos con una lista de resultados que nos permitirá ver el número de coincidencias existentes. De no hallar mayores resultados, todo apuntaría a que el trabajo es netamente del alumno.

En algunos casos, los estudiantes citan y colocan correctamente la referencia bibliográfica del autor y libro donde se extrajo la información. De cumplir fielmente con los derechos del autor, el trabajo no puede considerarse como un plagio, especialmente si se presentan un análisis de contrastes y comparativas con los autores de otros títulos.